El portafolio escolar en el proyecto “Por una blanca vereda”

El portafolio escolar en el proyecto “Por una blanca vereda”

Aquest article encara no està disponible en l’idioma sol·licitat . Disculpin les molèsties. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El portafolio es una herramienta inicialmente utilizada en ámbitos profesionales, sobre todo en aquellos relacionados con el diseño, para mostrar la creación de obras. Artistas, fotógrafos, arquitectos… recogen y presentan en él lo mejor de su producción, por lo que nace como repositorio de resultados, orientado no al proceso, sino al producto.

Hacia finales del siglo pasado, se empezó a pensar que el portafolio que utilizaban otros profesionales para mostrar sus obras podía ser también un recurso mediante el cual los profesores recogieran y evidenciaran su labor docente. A través de estos trabajos se podría valorar su desempeño profesional. Más tarde, los portafolios se convirtieron en una estrategia de aprendizaje.

En el contexto del aula, el portafolio se convierte en una eficaz herramienta multidimensional de autorreflexión para aprender y evaluar, ya que presenta de forma sistematizada y razonada trabajos que muestran tanto las actividades llevadas a cabo (evidencias) como las valoraciones y reflexiones del aprendiz. Se concibe como un soporte documental que comprende procesos y resultados y permite realizar una valoración individual para la mejora de los aprendizajes.

El portafolio puede ser digital o físico (una carpeta). En él, se incluyen los siguientes contenidos:

 

1) Trabajos y evidencias (textos, cartas, artículos, fotos, imágenes, vídeos, audios…).

2) Autoevaluaciones y valoraciones externas que permiten sopesar los productos y avanzar en resultados no tangibles y/o materiales.

3) Reflexiones y comentarios (sobre todo enfocados de modo crítico y con proyección de mejora).

Existen diversas posibilidades para usar el portafolio en el ámbito de la educación: utilizado por el propio docente para la autoevaluación de su actuación pedagógica; aplicado en un curso completo para medir el progreso de los alumnos; enfocado en una materia como sistema de evaluación único o complementario; desarrollado en un proyecto concreto tanto en su proceso como en sus resultados…

Sea cual sea el elegido, el uso del portafolio como diario reflexivo requiere una planificación previa en la que es indispensable la toma de decisiones. Es fundamental decidir previamente cuál será el objetivo (la finalidad) de esta herramienta, de qué tipo se trata (del docente, del alumno, etc.) y quién o quiénes son sus destinatarios. A partir de ahí, se deciden las categorías que debe incluir, sus elementos, se elaboran unas pautas que muevan a la reflexión, se establece el tiempo durante el que se va a llevar a cabo y se incorporan los instrumentos de evaluación del propio portafolio (por ejemplo, una rúbrica o una lista de comprobación).

Utilizado como herramienta en el aula y encargada su realización a los estudiantes, la labor del profesor como guía es imprescindible para que su desarrollo y aprovechamiento sean los esperados, pues es una tarea que no resulta sencilla a priori para los alumnos por el grado de detalle y reflexión que conlleva. Con todo, una vez descubren lo que aporta esta metodología, son conscientes de sus beneficios.

Esta guía del profesor es conveniente que contemple tanto la finalidad y explicación de qué es un portafolio (escolar) como las fases que van a permitir llevarlo a cabo con utilidad y acierto. Así, una vez entendido el propósito y las claves de esta herramienta, es conveniente pautar el trabajo en distintos momentos o fases:

1) Recopilación y colección de materiales: las evidencias del trabajo que se realiza, las actividades, pequeños o grandes productos, etc.

2) Selección de evidencias significativas para cada fase del proceso tomada de la colección creada en el paso 1

3) Explicación y reflexión sobre las tareas que han favorecido los aprendizajes y los productos

4) Valoración, comentarios y propuestas de mejora.

Y, con todo, ¿qué ventajas aporta el uso del portafolio? Al alumnado le sirve para documentar a lo largo del tiempo las tareas realizadas en el proyecto, explicar el proceso de trabajo que ha seguido y reflexionar sobre ambos (proceso y productos), sus objetivos y su consecución. Esta tarea regular fomenta la autonomía del alumnado, su espíritu crítico y le ayuda a aprender a aprender. A través del portafolio, el alumnado desarrolla estrategias de aprendizaje.

Para el profesorado, este tipo de portafolio ayuda a monitorizar el proceso de aprendizaje y le permite introducir cambios en dicho proceso; al tiempo, facilita la atención a la diversidad. Con la información recogida de cada alumno, puede tomar decisiones de evaluación.  

Encotramos un ejemplo del uso del portafolio como herramienta de evaluación multidimensional en el proyecto “Por una blanca vereda”, en el que ha participado el IES Salvador Gadea (Comunitat Valenciana) en la asignatura de Lengua castellana y literatura de 4.º ESO durante el curso 2018-2019.

Este proyecto eTwinning tiene como objetivo fundamental explicar la literatura de principios del siglo XX a adolescentes de las escuelas europeas, tomando como referente la figura de Antonio Machado y organiza sus actividades en tres bloques temáticos: I. De Sevilla a Collioure: los lugares del poeta (paisaje, geografía, itinerarios; II. Del Modernismo al 98: la cultura de la época (literatura y cultura, palabra en el tiempo); III. De la niñez al exilio: la persona en la historia. Acceso al TwinSpace.  

Entre las diversas actividades y tareas que se proponen para conseguir sus objetivos y desarrollar sus contenidos, se prepara a los alumnos para la elaboración de un portafolio o diario-memoria de evidencias y reflexiones como herramienta de evaluación a lo largo del proyecto.

Tras explicar qué es un portafolio escolar y cuál es la finalidad que se pretende, se pautan sus especificidades:

1) Contenidos: evidencias, autoevaluaciones, reflexiones y valoraciones.

2) Estructura: Portada, índice, introducción, diario narrativo de las actividades con indicación de la fecha, evaluación, evidencia de la actividad y reflexiones y valoración final.

3) Tiempo de desarrollo (todo el curso).

4) Evaluación externa del portafolio por parte de la profesora (rúbrica y lista de comprobación).  

Una vez resueltas las dudas y tras examinar ejemplos de portafolios de proyectos anteriores, se hace un seguimiento periódico de las producciones y se recogen una vez por trimestre para su evaluación externa, en la que se incluye un análisis de sus puntos fuertes y débiles (si los hay) y se toman decisiones sobre la propia práctica docente.

En conclusión, el uso del portafolio a lo largo de todo el proyecto ha permitido a los alumnos desarrollar su pensamiento crítico y estimular su reflexión; se ha convertido en una guía imprescindible para construir un verdadero aprendizaje significativo.

Para los docentes, a partir de su análisis, se ha puesto de manifiesto: la madurez de los alumnos; la mejora de las competencia clave; el desarrollo y consolidación de contenidos del currículo de las materias implicadas (historia, artes plásticas, lengua y literatura…); el desarrollo de habilidades blandas; el aprendizaje en la gestión de las emociones; el fomento de la autonomía con el autonococimiento; la superación personal mediante retos educativos; la riqueza de la apertura de la escuela a las familias; el trabajo cooperativo; las posibilidades del aula virtual TwinSpace para fomentar la creatividad, favorecer la colaboración y estimular el aprendizaje mediante la motivación.

Extractos de los portafolios elaborados por los alumnos (haz clic en las imágenes):

              

Sobre esta forma de trabajar, el alumnado ha hecho estas valoraciones:

Tutorials Live Uncategorized
Reglamento de protección de datos (información básica)

En cumplimiento de la normativa de protección de datos personales, le informamos de que sus datos serán incorporados al tratamiento denominado “eTwinning participación”, cuya finalidad es la participación en el proyecto de colaboración europeo eTwinning.

Puede usted ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión (“derecho al olvido”), limitación de tratamiento y portabilidad y a no ser objeto de decisiones individuales automatizadas que sean de aplicación de acuerdo a la base jurídica del tratamiento. Podrá hacerlo en la sede electrónica del ministerio (http://www.educacionyfp.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/catalogo/educacion/varios/proteccion-datos.html), presencialmente en las oficinas de registro o por correo postal.

Al rellenar y enviar este formulario usted concede su consentimiento inequívoco para el almacenamiento de sus datos en nuestros ficheros tal y como se especifica en nuestras normas de privacidad.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *