Comunidades de aprendizaje eTwinning

Comunidades de aprendizaje eTwinning

La organización en comunidades de aprendizaje no es algo exclusivo de nuestra época. La condición de compartir siempre ha formado parte de la naturaleza del ser humano. Desde que la persona es persona, se ha organizado en comunidades para sobrevivir, para colaborar, para aprender

Ya en la Antigua Grecia, como comenta David Álvarez, las personas se concentraban en el ágora para intercambiar conocimiento, tal y como se haría más tarde en las escuelas de formación, en los centros de enseñanza y en las universidades. A día de hoy, el desarrollo de las herramientas TIC ha revolucionado el término comunidades de aprendizaje, rompiendo las barreras físicas y temporales, imprescindibles años atrás, para ampliar este concepto tal y como lo entendemos en la actualidad.

Vivimos en un mundo de cambio permanente en el que el aprendizaje a lo largo de la vida se ha convertido en una necesidad inapelable para hacer frente a los desafíos de nuestro tiempo. En este contexto, los docentes nos encontramos ante la necesidad de estar actualizados, de adaptarnos a las necesidades de nuestro alumnado, de aprender nuevas metodologías y herramientas… La respuesta a esta necesidad ha venido dada en forma de enseñanza tanto formal (cursos de formación reglados), como informal. Lo que en un principio puede empezar como una conversación en la sala de profesores (“¿Y tú cómo enseñas formulación a tu alumnado”?) puede desembocar en un espacio de reflexión y colaboración con unos objetivos definidos en el que compartir experiencias, recursos, metodologías, etc., lo que se conoce como comunidad de aprendizaje.

Son muchas las definiciones que se han dado para este término, si bien todas ellas comparten los siguientes puntos:

  • Intereses comunes entre los docentes que la forman y adaptación de los contenidos a sus necesidades específicas.

  • Aprendizaje entre iguales como medio para facilitar el aprendizaje y hecho de compartir recursos con la finalidad de aprender y enriquecerse con las aportaciones de los demás. Los usuarios pasan de ser consumidores de contenidos a ser creadores y modificadores, enriqueciendo a la comunidad y enriqueciéndose de la comunidad simultáneamente.

  • Comunicación fluida y constante entre todos sus miembros.

Aparte de estos tres puntos totalmente imprescindibles, se da un cuarto que, si bien no siempre ha estado presente, a día de hoy se vuelve fundamental: el uso de herramientas TIC. Los beneficios de una comunidad de aprendizaje pueden crecer de manera exponencial si se traslada a la red todo lo que se lleva a cabo, superando las barreras del espacio tanto físico como temporal. A la ventaja indiscutible del uso de innumerables herramientas y recursos para realizar nuestras actividades, se une el hecho de que el trabajo en red adquiere permanencia, ya que todos los recursos creados pueden almacenarse y recuperarse.

imagen de comunicación en dispositivos

Del mismo modo que una comunidad de aprendizaje tiene estos elementos comunes, también cuenta con unos puntos diferenciales. Por un lado, nos encontramos con la temporalidad. Existen comunidades limitadas por un tiempo determinado (un curso escolar, por ejemplo), mientras que hay otras que son creadas para durar un tiempo indefinido. Por otro lado, el espacio puede ser tanto presencial como online; asimismo, pueden desarrollarse tanto dentro como fuera del aula, pudiendo combinar todas estas opciones de espacio y tiempo del modo que mejor convenga. Las posibilidades son ilimitadas.

Como todos los procesos de enseñanza-aprendizaje, la creación y desarrollo de una comunidad debería contar con unos puntos generales y comunes: planificación, puesta en marcha y evaluación. Su duración puede variar según los casos e incluso llegar a repetirse y ser cíclicos, como puede ocurrir en los casos de comunidades de aprendizaje de tiempo indefinido. A continuación proponemos una serie de herramientas TIC que podemos utilizar en cada uno de estos pasos.

1. Planificación

En este primer paso, donde la innovación pedagógica juega un papel fundamental, se van a limitar los objetivos que queremos conseguir con nuestra comunidad, los contenidos que se van a trabajar, la metodología que se va a seguir, las herramientas que se van a utilizar, etc.

En un primer momento, todas las ideas y los planteamientos que surjan son bienvenidos. Será más tarde cuando empiecen a tomar forma y a establecerse como contenidos sólidos. Herramientas como Padlet yMural.ly permiten alojar estas ideas en paneles colaborativos. Además, Popplet permite organizarlas en forma de diagrama.

En este punto, una planificación adecuada también es fundamental. Una buena forma de llevarla a cabo es mediante líneas de tiempo interactivas (Timetoast y Timeline JS), calendarios colaborativos (Google Calendar) y organizadores de eventos (Doodle, Stickymoose).

2. Puesta en marcha

Todos los archivos que se generen durante este proceso pueden realizarse con herramientas de creación de documentos colaborativos, como Google Drive y TitanPad. Estas herramientas permiten una participación en tiempo real entre varias personas que pueden editar el documento de forma simultánea desde distintas cuentas.

Un punto básico en este paso es la creación de contenidos, que pueden tener forma de presentaciones (PowToon, Animoto, Genia.ly, Prezi, Google Drive Presentaciones), de infografías (Easel.ly, Venngage,Piktochart, Canva), etc. Además, los contenidos que se crean se pueden compartir y organizar en carpetas en la nube (Dropbox), en páginas web (Weebly, Wix) o en blogs (Blogspot, WordPress, Tumblr). Todos estos espacios permiten gestionar los contenidos de forma gratuita y algunos, entre sus funciones, incluyen la opción de incorporar paneles de anuncios o foros de discusión, muy útiles para la comunicación asincrónica.

La difusión también es una parte importante a la hora de participar en una comunidad de aprendizaje. Aparte de la página web o del blog que usemos para ello, podemos usar redes sociales como Twitter y Facebook. Además, si lo que queremos es ordenar y organizar el contenido de estas redes en forma de narración, podemos utilizar Storify.

3. Evaluación

No es necesario que el proyecto tenga fecha fin para realizar una evaluación. Esta puede hacerse siempre que se considere necesario: cada cierto tiempo, al finalizar el curso escolar, después de una actividad concreta… Este punto nos servirá para hacer una parada en el camino y reflexionar sobre distintos aspectos de nuestro proyecto y, si fuera necesario, adaptar los objetivos o mejorar la metodología de trabajo.

Las rúbricas de evaluación (RubiStar, CoRubrics) nos ayudarán a la hora de establecer unos criterios y ver cómo se ajusta nuestro proyecto a los mismos. Por otro lado, los cuestionarios nos van a permitir obtener información de forma directa de todos los miembros de la comunidad. Herramientas como Google Drive Formulario o SurveyMonkey permiten crear y contestar estos cuestionarios online y volcar la información en hojas de cálculo para trabajar con los datos. No obstante, estos cuestionarios son ineficaces si no se recogen unas conclusiones y unas reflexiones a partir de las respuestas y se generan unas propuestas de mejora, que pueden ser editadas y compartidas con las mismas herramientas que las utilizadas para realizar la lluvia de ideas (Padlet, Mural.ly y Popplet).

El buen funcionamiento de una comunidad de aprendizaje no va a depender únicamente de su diseño y administración. Otro aspecto importante es la comunicación que haya entre sus miembros. Si esta comunicación se quiere llevar a cabo en tiempo real a través de internet -comunicación sincrónica- mediante videoconferencia, se pueden utilizar herramientas como Skype o Google Hangouts y Webex. Estas dos últimas permiten, además, compartir archivos y presentaciones en tiempo real mientras se está desarrollando la videoconferencia.

Las herramientas que se acaban de mostrar son solo una pequeña selección. Las posibilidades son ilimitadas, pudiéndose ampliar la lista y compartirla en las propias comunidades de aprendizaje a través de herramientas como Symbaloo, Symbaloo.edu (específico para el ámbito educativo),  List.ly o  Pearltrees. A continuación os dejamos un ejemplo de un panel hecho con Symbaloo donde se recogen todas las herramientas de las que acabamos de hablar (pincha sobre la imagen para acceder al panel interactivo).

captura_symbaloo_comunidades_aprendizaje

Las redes sociales son el entorno perfecto para crear, desarrollar y trabajar en comunidades de aprendizaje. Muchas de estas redes sociales – Facebook, Google+, Youtube, Twitter, etc.- si bien tienen un perfil más general, están siendo aprovechadas y utilizadas en el entorno educativo como comunidades de aprendizaje. En estas redes sociales, docentes con intereses comunes se unen en torno a grupos o hashtags para estar al día de las últimas novedades y compartir experiencias y recursos. Asimismo, podemos encontrar redes sociales con un perfil específicamente educativo, como pueden ser Procomún, Tiching, Edmondo, Eduland y por supuesto, la mayor red de docentes de Europa: ¡eTwinning!

A través de la plataforma eTwinning, más de 320.000 docentes encuentran profesores y profesoras con intereses comunes con los que tienen la oportunidad de planificar unas pautas para conseguir unos objetivos comunes y aprender en general, sobre un tema en concreto en particular. Son numerosos los grupos, eventos y foros que funcionan como punto de encuentro para docentes de toda Europa con intereses comunes que ven en esta plataforma un recurso más para llevar a cabo su desarrollo profesional.

Y aunque no es lo habitual, hay docentes que se juntan para llevar a cabo proyectos eTwinning sin la participación de su alumnado. Un ejemplo de esto se ve en los proyectos eTwinning Challenges for Teachers, eTwinning Challenges for Teachers II y eTwinning Challenges for Teachers III. Todos ellos han recibido el Sello de Calidad Europeo y además, eTwinning Challenges for Teachers II recibió el Premio Nacional eTwinning 2014 en la categoría de equipo multidisciplinar de centro.

Otro ejemplo de comunidades de aprendizaje son los MOOC (Massive Open Online Courses, o Cursos Masivos Abiertos en Red). Esta nueva modalidad de formación abierta, colaborativa y orientada a la participación masiva está tomando fuerza en los últimos años. Asimismo, su demanda está creciendo considerablemente. Desde el INTEF se está dando respuesta a este requerimiento a través de su oferta de cursos MOOC. Entre todos los que se proponen, se encuentra el MOOC ‘eTwinning en abierto’, cuya primera edición contó con una gran aceptación entre los más de 950 participantes. La segunda edición, cuya inscripción ya está abierta, se desarrollará entre los días 29 de septiembre y 10 de noviembre de 2015. A lo largo de este curso, esta comunidad compartirá recursos e ideas sobre innovación en el aula, desarrollando ideas para  proyectos y examinado las posibilidades que la plataforma eTwinning ofrece para poder desarrollarlos.

mooc eTwinning en abierto

A modo de conclusión, las comunidades de aprendizaje son el medio idóneo para desarrollar un aprendizaje entre iguales, con el consiguiente desarrollo profesional que esto conlleva. eTwinning, como comunidad de aprendizaje, posibilita  a docentes de toda Europa no solo desarrollar proyectos de forma colaborativa sino también compartir ideas. A través de esta plataforma, los docentes pueden encontrar y ponerse en contacto con otros profesores y profesoras de toda Europa con intereses comunes para formarse, compartir e intercambiar recursos y buenas prácticas. Desde el SNA, os invitamos a probar este enfoque más formativo y participar en los distintos talleres profesionales y grupos de trabajo que la plataforma eTwinning Live ofrece.

Fuente de las imágenes: http://www.freepik.com; Designed by Freepik

Herramientas TIC
Reglamento de protección de datos (información básica)

En cumplimiento de la normativa de protección de datos personales, le informamos de que sus datos serán incorporados al tratamiento denominado “eTwinning participación”, cuya finalidad es la participación en el proyecto de colaboración europeo eTwinning.

Puede usted ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión (“derecho al olvido”), limitación de tratamiento y portabilidad y a no ser objeto de decisiones individuales automatizadas que sean de aplicación de acuerdo a la base jurídica del tratamiento. Podrá hacerlo en la sede electrónica del ministerio (http://www.educacionyfp.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/catalogo/educacion/varios/proteccion-datos.html), presencialmente en las oficinas de registro o por correo postal.

Al rellenar y enviar este formulario usted concede su consentimiento inequívoco para el almacenamiento de sus datos en nuestros ficheros tal y como se especifica en nuestras normas de privacidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *