Premio Nacional eTwinning 2017 “Mystères et enquêtes/Misterios e investigaciones”

Premio Nacional eTwinning 2017 “Mystères et enquêtes/Misterios e investigaciones”

El proyecto “Mystères et enquêtes/Misterios e investigaciones”, de los docentes españoles Dolores Sánchez, Teresa Moros, Rosa Biosca, Merche Chaveli y Carlos Pastor, del IES Alfred Ayza de Peñíscola (Castellón), ha sido ganador del Premio Nacional eTwinning 2017.

Dolores Sánchez nos cuenta su experiencia con este proyecto.

El proyecto “Mystères et enquêtes/Misterios e investigaciones” es el fruto de un trabajo interdisciplinar entre las asignaturas de Francés Segunda Lengua Extranjera, Biología, Física y Química, Lengua y Literatura Castellana y Matemáticas, además de una pequeña colaboración de la asignatura de Dibujo.

Todo el proyecto está vertebrado en las asignaturas de Francés Lengua Extranjera, lengua vehicular del mismo, junto con el castellano, lengua vehicular de los socios participantes.

 El objetivo principal era conseguir un proyecto eTwinning con “ingredientes” del ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) y vimos que la idea inicial de mi socia, Valérie Poussigue, se prestaba a ello.  Además, se quiso añadir el componente lúdico para que nuestros alumnos se sintieran motivados para el mismo.

 La mayoría de los proyectos ABP empiezan presentando un “reto” a los alumnos y eso fue lo que hicimos nosotros, pero no les planteamos sólo un reto sino dos; por un lado, tendrían que  resolver un crimen cometido en el centro de nuestros socios y por otro, escribir un novela policíaca condicionada por las pistas encontradas en una escena de crimen imaginada por ellos.

 Tengo que confesar que el principio no fue nada fácil, éramos cinco profesores en un país y cinco en otro, no nos conocíamos de nada y teníamos que tomar decisiones que afectarían al desarrollo de nuestro proyecto. Cada profesor decidió los contenidos que quería trabajar en su  asignatura para poder elegir así las pistas que se colocarían en ambas escenas de crimen. Una vez montadas dichas escenas en cada centro, se enviaron las pruebas por correo para que los “equipos de investigación” (en las asignaturas científicas) pudieran empezar a trabajar en la resolución del mismo. Pensábamos que el hecho de recibir y poder estudiar las pruebas en los laboratorios daba un componente real al proyecto y esto motivaba mucho a los alumnos.

Tanto los contenidos léxico-gramaticales como los contenidos científicos se han tratado de manera implícita a lo largo de todo el proyecto y además, se han trabajado todas las competencias clave.

En la asignatura de Lengua y Literatura Castellana se empezó a escribir la historia que, lógicamente, estaba condicionada por las pruebas encontradas en la escena del crimen. Los alumnos dieron verdaderas muestras de creatividad y talento en la creación de los personajes principales (protagonistas, policías, testigos, investigadores, abogados,etc…) y en la asignatura de Francés se dio visibilidad a todo el trabajo a través de diferentes juegos de rol, realizando diferentes productos: telediarios, presentaciones, interrogatorios, conclusiones, etc.

 También se proyectó un intercambio entre los alumnos participantes en el que se realizaron diferentes actividades relacionadas con el tema del proyecto: presentaciones literarias, foros de novela negra, ponencias y conferencias del departamento de criminología de la Guardia Civil.

 Todos los objetivos se han alcanzado y todas las actividades proyectadas se han llevado a cabo con éxito. Todo ello ha contribuido a que los resultados del proyecto superaran todas nuestras expectativas.

De nuestro proyecto yo destacaría, por un lado,  la buena coordinación entre todos los docentes, tanto del equipo español como del equipo francés (especialmente con mi socia Valérie Poussigue) y por otro lado, la participación, colaboración y la implicación de todos nuestros alumnos. Estos dos componentes han sido esenciales para que nuestro proyecto haya sido todo un éxito. La planificación anticipada y la buena disposición del equipo directivo en cuanto a recursos y organización de las clases y horarios de todos los profesores participantes también ha sido fundamental en la consecución de nuestros objetivos.

FotorCreated(2)

Los alumnos han sido los protagonistas de su propio aprendizaje. Han dado muestra de creatividad en la presentación de sus productos, utilizando un programa u otro dependiendo del trabajo a realizar. Además, han trabajado en grupos mixtos internacionales, con lo cual han discutido sobre el trabajo y han tomado decisiones para llegar a un consenso sobre el cómo, el cuándo y el por qué de lo que hacían.

Claramente han sido muchos los beneficios tanto para el centro como para el profesorado y alumnado. Con el éxito del proyecto el instituto se ha visto reconocido como centro donde se imparte una enseñanza innovadora y de calidad y gracias a la difusión del proyecto es mucho más conocido en la comunidad educativa de nuestra región.

Algunos profesores participaban por primera vez en un proyecto eTwinning por lo que además de las dificultades propias en la realización de proyectos han tenido que enfrentarse al aprendizaje del manejo de la plataforma. Esto no ha supuesto ningún problema, al contrario, han mejorado en el manejo de las TIC y en su experiencia en ABP.

En cuanto a los beneficios para el alumnado hay que destacar que el componente lúdico del proyecto ha jugado un papel muy importante ya que les ha motivado notablemente, haciéndolo más atractivo para ellos. Han dado prueba de su implicación en los juegos de rol propuestos y en la redacción de la novela, de la portada, etc. y han mejorado en el manejo de las TIC y en las competencias lingüísticas de la lengua (en nuestro caso francesa), también objetivo básico del proyecto.

A nivel personal, el reconocimiento de este proyecto como Premio Nacional eTwinning 2017 supone una gran satisfacción ya que es una recompensa al esfuerzo y al trabajo realizado durante todo un año. Supone además, que todas las dificultades encontradas a lo largo del camino merecen la pena ya que nos sirven para aprender de los errores y mejorar día a día y que la experiencia adquirida en este proyecto servirá para mi práctica docente, para mis futuros alumnos y para compartir con otros compañeros y compañeras que tienen mis mismas inquietudes educativas. El premio me motiva  a seguir trabajando para contribuir a que mis alumnos sientan pasión por estudiar la lengua francesa, aprendida en este caso de manera nueva y diferente.

 Y a continuación os dejo los comentarios de mi socia y de mis compañeros.

 Valérie Poussigue, profesora de español en el  Lycée Honoré d’Estienne d’Orves en Niza.

 “Trabajar, divertirse, colaborar, aprender y …¡compartir! Este fue el hilo conductor que seguimos en este proyecto. Muchos son los alumnos que siguen apasionadamente las series policíacas y algunos incluso sueñan con ingresar en la policía científica. Además, ¿y por qué no confesarlo? ¡a nosotros también los profesores, nos gusta!

Así que pensamos que sería un punto de partida ideal para elaborar un proyecto colaborativo asegurándonos el entusiasmo y la implicación de nuestros alumnos. Y efectivamente, eso fue lo que pasó. Nada más proponer el proyecto, se hizo la unanimidad y se creó la expectativa. Así que pudimos empezar la aventura.

Imaginar y crear un escenario de crimen gracias a las competencias de los profesores de ciencias y de matemáticas… ¡Casi como en la realidad o por lo menos como en el cine! Recoger las pruebas con miles de precauciones, analizar, calcular, reflexionar, pedir la ayuda y acabar asociándose con la policía de otro país, dar cuenta de los hechos escribiendo artículos de prensa y realizando telediarios con el profe de lengua, escribir una novela con el de literatura… hacerse bilingüe por necesidad y pasar con naturalidad del francés al español y viceversa. Convertirse en actor, en periodista, en policía, científico o novelista y hacer malabarismos entre realidad y ficción, entre diversión y estudio .

Estudiar… al fin y a cabo era de eso de lo que se trataba porque no hay que olvidar que somos docentes de un instituto y no realizadores en un plató de cine. Sin embargo, fue adrede que esperé tanto tiempo antes de pronunciar las palabras « estudiar » y « trabajar »  porque aunque no nos dimos cuenta sí que lo hemos hecho, incluso muchísimo, dejándonos la piel durante todo el curso escolar. Recurrimos a todas las competencias posibles porque nos tomamos muy a  pecho este proyecto y queríamos llevarlo a cabo en las mejores condiciones posibles. 14 profesores, alrededor de 50 alumnos de los dos lados de los Pirineos, todos hicimos cuanto pudimos y nos sentimos muy orgullosos del resultado. El TwinSpace está lleno de creaciones originales que atestiguan la riqueza de la colaboración entre nuestros dos centros escolares, escribimos dos novelas cortas policíacas y compartimos momentos inolvidables con nuestros socios. Incluso nos entrevistó la televisión española, que se interesó por nuestro proyecto. Y claro que descubrimos al final de la investigación los culpables de los horrendos crímenes sobre los que investigamos. Todos aprendimos mucho pero fue casi sin darnos cuenta porque ante todo nos lo pasamos muy bien. Y es por eso por lo que eTwinning puede resultar increíble: nos permite día tras día reinterpretar nuestro oficio y proponer a nuestros alumnos nuevas vías que explorar.”

Carlos Pastor, profesor de Física y Química.

 “He de reconocer que cuando llegué al instituto y me explicaron que iba a participar con uno de mis grupos en el proyecto eTwinning, no tenía ni idea de qué me estaban hablando. Sin embargo, hubo poco tiempo para las dudas. El proyecto exigía un seguimiento y coordinación frecuente y los alumnos estaban ansiosos por empezar, por lo que era evidente que merecía la pena salirse del guión establecido por el currículo educativo y realizar un esfuerzo extra para innovar en las metodologías.

20151016_103129

Pese a que al principio había algunas cosas poco claras sobre la escena del crimen, a quién correspondía poner las pruebas y detalles similares, esas dificultades fueron fácilmente superadas gracias a una comunicación fluida entre los participantes del centro así como con nuestros colegas franceses. Los alumnos encontraron en el espacio eTwinning un oasis dentro del curso que les permitía romper la monotonía y desarrollar competencias menos trabajadas en las lecciones tradicionales. Además, las prácticas de laboratorio realizadas me permitieron evaluar ciertas habilidades de los alumnos como la iniciativa, el uso de las TIC, el trabajo en equipo o la experimentación. Gracias a ello mi visión sobre su desempeño en mi asignatura fue mucho más completa.

En lo personal, el proyecto me ha permitido trabajar con plataformas y software libre que desconocía, haciéndome ver la necesidad de no quedar anclado tecnológicamente para que la barrera generacional con los alumnos sea lo menor posible. El premio recibido a mejor proyecto multidisciplinar solo ha hecho que complementar la verdadera recompensa, que ha sido el proporcionar a los alumnos una forma moderna y refrescante de desarrollar unas competencias que les serán muy útiles en el futuro.”

Teresa Moros, profesora de Lengua y Literatura Castellana.

 “Trabajar en un proyecto eTwinning para mí ha significado poner en práctica una nueva metodología de trabajo con el alumnado de 1º de Bachillerato y con los profesores de los distintos departamentos didácticos participantes.

Este proyecto colaborativo despertó una gran motivación entre los alumnos y supuso superar el reto de trabajar en equipo.

Recibir el Premio Nacional eTwinning significa  una recompensa y un reconocimiento al esfuerzo y al trabajo realizado. Agradecemos recibir este premio porque supone una motivación para continuar innovando y crear nuevos proyectos con nuestros alumnos y con los de otros centros europeos. Es un honor recibir este reconocimiento ya que nos anima a seguir en esta línea de trabajo.”

Rosa Biosca, profesora de Biología.

 “Valérie dice que debemos ir más allá” Este fue el primer comentario que le oí a Lola al respecto del proyecto. Era la primavera de 2015 y a esas alturas en nuestro instituto ya sabíamos que Lola y Valérie eran un tándem ganador: tenían la cabeza llena de ideas y la capacidad de llevarlas a cabo sin importar la distancia que las separaba. “Tenemos que implicar a más departamentos. ¿Tú quieres participar?” La primera reacción fue decir sí. ¡Como iba a decirle otra cosa a Lola! Con ella tenía claro que iba a salir bien, que no se quedaría en un hablar por hablar, en una más de esas ideas que fluyen en días inspirados y que acaban en nada. Pero casi de inmediato surgió la desconfianza en mi misma: “Lola, no tengo tiempo de nada, qué voy a hacer yo, para no hacerlo bien no me pongo…” Y la primera reunión del equipo tampoco es que fuera muy alentadora: “Pero hay una cosa que no entiendo, ¿enviamos las pistas del asesinato que investigamos nosotros o ellos?” Todo era muy confuso al principio, incluso durante la lluvia de ideas se llegó a decir que los alumnos analizarían ADN en el laboratorio ¿Realmente creían que se puede hacer esto en un laboratorio escolar? Aún recuerdo el momento, al final de la segunda reunión, en que decidí que sí, que vale, que no lo acabo de ver pero ya lo iré viendo, que si no llego a hacer todo lo que se me ocurre, haré un poco menos pero que valía la pena intentarlo, que nunca habíamos tenido un grupo de cinco profesoras interesados en un mismo proyecto, y que yo quería estar ahí.

 Y así fue como empezó todo. Me planteé qué prácticas de laboratorio ya programadas para el grupo de cuarto podían ajustarse a las características del proyecto y qué otras debería incluir. Fue así como hice aparecer en la escena del crimen francés una egagrópila de búho, ya que su análisis es una práctica que hago en el bloque de contenidos de ecología. No sé si los profesores franceses me maldijeron (no son muestras fáciles de encontrar), pero a quién sí se lo puse complicado fue a mi compañera de castellano porque debía incluirla en la trama. El proyecto entró en la asignatura de biología más fácilmente de lo que yo hubiera imaginado, porque al disponer de prácticamente todo el curso escolar las prácticas de laboratorio se iban haciendo respetando la programación prevista. Los alumnos trabajaron con interés y también con responsabilidad, ya que tenían en cuenta que necesitaban hacer fotos y escribir informes para el proyecto; todo debía salir bien. Lola iba resolviendo dudas y estableciendo los tiempos: “Tienes dos semanas para colgar el informe de la última práctica”. “Sí, Lola, esta noche te lo hago” ¡Qué suerte tenerla cerca!. Cada uno valemos para lo que valemos, y ella es sin duda, el alma mater del proyecto (sin olvidar a Valérie, su pareja de hecho), la parte organizada, rigurosa y constante, una gran líder para el equipo que fuimos. Y visto ahora en la distancia, pudimos habernos reunido más, pudimos haber concretado mejor la secuencia de las prácticas, pudimos haber hecho muchas cosas más, pero hicimos lo que pudimos y el resultado fue bueno para todos. Los alumnos se implicaron, disfrutaron y aprendieron, y los profesores también, por supuesto. Yo me quedo con eso. ¿El premio? Si a mi me lo preguntan, Lola se lo merece todo. 

Merche Chaveli, profesora de Matemáticas.

“En la asignatura de Matemáticas el proyecto eTwinning ha supuesto un revulsivo, una nueva forma de adquirir conocimientos utilizando nuevas tecnologías, trabajo en grupo, aunando conocimientos de diferentes áreas para obtener un producto en el que lo que realmente importa es el camino que se ha seguido para obtener un producto final. En mi clase los alumnos no habían trabajado nunca en grupo, al principio fue un poco caótico, pero supieron organizarse y los resultados han sido realmente satisfactorios. Recibir este premio ha sido muy gratificante tanto para los alumnos como para mí, ya que se premia el esfuerzo y el trabajo bien hecho de un grupo de personas, docentes y alumnos, que han conseguido aprender divirtiéndose.”

 

Fuente imágenes: elaboración propia.

 

Ideas Premios eTwinning 2017 Proyectos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *