Premio Nacional eTwinning 2018 “Ce que cachait mon miroir / Lo que escondía mi espejo”

Premio Nacional eTwinning 2018 “Ce que cachait mon miroir / Lo que escondía mi espejo”

El proyecto “Ce que cachait mon miroir / Lo que escondía mi espejo”, de la docente Rosario Rodríguez Utrilla, del IES Vega de Atarfe (Atarfe, Granada), ha resultado ganador del Premio Nacional eTwinning 2018, en la categoría de edad 16-19 años, modalidad novel.

Rosario Rodríguez nos narra su experiencia en este fantástico proyecto eTwinning.

Será que el hilo conductor de este proyecto es el hallazgo de una carta de 1930, que ha tenido vida propia en su largo recorrido. Todo empezó con el anzuelo que nos mandó la Consejería de Educación al preguntarnos si queríamos hacer un intercambio. Cuando la nueva profesora de francés llegó al centro se enteró de que ya habíamos aceptado. El trabajo de coordinación entre las docentes del IES Vega de Atarfe y el LEGT Edouard Herriot de Troyes (Francia), empezó con el curso, mucho antes de presentarlo al alumnado y fue intenso, muy intenso, hasta conseguir una idea que fuera verosímil para poder “enganchar” con ella al alumnado: una carta, un bisabuelo emigrado, con una doble familia, la vida personal de sus profesoras (por casualidades del destino, una profesora francesa tenía el apellido español de su marido) … había que darle alguna chispa amorosa para adolescentes, así que el joven tuvo que irse sin conocer a su hija y dejar aquí al amor de su vida.

Una vez conseguida la idea, escrita la carta y teniendo claro que sería una película, solo tuvimos que echar a andar, bueno a rodar. Les hicimos dos preguntas a los alumnos ¿Qué relación hay entre la profesora de francés y la profesora de español en Francia? ¿Queréis ayudar a resolver el misterio? La respuesta dio comienzo la aventura.

Un curso es largo, hubo cambio de profesoras, usábamos la plataforma por primera vez – doble reto, dobles horas de trabajo-, en el centro nadie había trabajado con eTwinning (“¿¿con i quéé??”) los alumnos tenían que implicarse en una nueva forma de trabajar en clase de francés, dos profesoras en lugar de una (mientras una se quedaba con el grupo-clase otra salía del aula para grabar), y con frecuencia se veía a una profesora de inglés con una cámara y un grupo de alumnos ensayando un diálogo en francés, dando vueltas por el instituto, repitiendo tomas, buscando profesores, pistas, cartas …

Hasta aquí todo parecen dificultades. Sin embargo, el equipo de este proyecto supo convertirlas en oportunidades de aprendizaje. Nuestra colega francesa, Sophie Bois, es embajadora eTwinning y tenía solución a todos los temas informáticos, herramientas, organización, etc (¡cuánto hemos aprendido!). Mª José Ruiz de Valdivia, profesora de francés de este grupo de 4º ESO y compañera de aventuras en este proyecto, supo integrarlo en el currículo de este curso y que fuera parte de la evaluación de los alumnos (su trabajo tendría repercusión en su nota y fundamental, para que se lo tomen en serio). El equipo directivo del centro también nos dio todo su apoyo.

Nuestros compañeros de otros departamentos colaboraron en diseñar pruebas, esconder pistas y ayudar a encontrarlas, en soportar interrupciones de clase y conseguir retomarla y el alumnado preguntaba por los pasillos ¿Profesora, por qué nosotros no hacemos un proyecto como ese? o ¿Cuándo tenemos eTwinning otra vez? (alumnos interesados, profesores felices).

De todo lo anterior se puede deducir el beneficio que el proyecto ha supuesto para el alumnado, sobre todo, al conseguir interesarlos en su propio proceso de aprendizaje pero también para nuestro centro, ya que la implicación de profesores de distintas materias ha hecho que el trabajo en equipo sea esencial para el éxito del mismo.

No podemos olvidar, por supuesto, la estrecha colaboración con nuestro centro socio, ya que todas las pruebas se hacían de forma paralela en los dos centros. Nuestro anhelado intercambio para que las familias se conocieran y pudieran recorrer los lugares en los que había vivido el bisabuelo se desvaneció y tuvimos que diseñar un final diferente: el envío de plantas típicas para que echaran raíces en el otro país.

 

 ¡Objetivo conseguido!

¿Cuáles eran esos objetivos?

  • Utilizar el idioma en situaciones reales de comunicación, motivarlos y responsabilizarlos de su propio aprendizaje utilizando nuevos métodos.
  • Mejorar el uso de las nuevas tecnologías como herramienta de comunicación y aprendizaje y la competencia digital del alumnado.
  • Poner en valor la solidaridad y la cooperación entre alumnos, mejorar su autoestima, apertura hacia otro país europeo, conectar con jóvenes de su misma edad.
  • Fomentar la inclusión social de todo tipo de alumnos. Incluso alumnado poco motivado quería participar.

En cuanto a la calidad y reutilización de los materiales finales podemos decir que tenemos un banco de recursos elaborado por los propios alumnos en los dos centros.

  • La película es un instrumento perfecto para usar como material auténtico para otros grupos. Las situaciones de la grabación eran situaciones reales de comunicación con giros, expresiones, acento propio, jerga juvenil … una riqueza lingüística que se incrementa al ver que son alumnos de su propio centro los que se comunican. Las grabaciones de la presentación a otros grupos de francés son por ello otra buena herramienta.
  • Los distintos ejercicios de compresión escrita sobre las cartas así como las pruebas, los comentarios en los foros, el timeline y la evaluación del proyecto forman también parte de este banco de recursos.

Globalmente podemos valorar este proyecto por el impacto real que ha tenido en las personas que lo hemos compartido.

 

 

 

 

A contiuación, reflexiones de algunos de los participantes en el proyecto.

  • Patricia Muñoz, Camila Arco y Rodrigo Ortega (Alumnos del IES Vega de Atarfe-Granada)

A los alumnos que participamos en el proyecto  “Ce que cachait mon mirroir” nos encantó porque fue una manera nueva y original de aprender francés y de conocer su cultura y sobre todo practicar el idioma con nativos. Nuestro proyecto consistía en averiguar qué relación tenía nuestra profesora de francés María José con la profesora de Francia. Era muy divertido porque íbamos grabando todas las cosas y a veces las pistas estaban muy escondidas en las clases y nos lo pasamos genial buscándolas. Cada pista llevaba a un profesor distinto y ellos nos aportaban más información. Finalmente, descubrimos que eran primas segundas porque tenían un bisabuelo en común. Terminado el proyecto supimos que esto no es verdad en la vida real, se inventó para hacer el proyecto y para mantenernos intrigados y motivados para descubrir la relación.   Al ganar Sello de Calidad Nacional, el sello Europeo y además el Premio, tenemos una experiencia que también nos ayudará en el futuro, incluso a la hora de buscar trabajo, todo esto puede aparecer en nuestro currículum. Todos los alumnos, tanto franceses como españoles, pensamos que lo único que ha faltado en nuestro proyecto ha sido viajar a los respectivos países y conocernos en persona. También queremos dar las gracias a todos nuestros profesores que han organizado las pruebas y sobre todo a nuestras profesoras de francés María José Ruiz de Valdivia y Rosario Rodríguez Utrilla por haber organizado el proyecto y por habernos hecho las clases más amenas. Ojalá se hicieran más proyectos como este porque se aprende diferentes culturas y convives con otras personas de tu misma edad practicando idiomas.

  • Sophie Bois (Socia fundadora del LEGT Edouard Herriot de Troyes-Francia)

Fue para mí una experiencia muy enriquecedora. Fue un gran placer trabajar con la señora Rodríguez y sus alumnos en este proyecto. En cuanto a mis alumnos se quedaron ilusionados. Trabajar de esta manera les permitía utilizar el idioma de manera concreta sin darse cuenta y sin ser a través de ejercicios muy escolares. Además del trabajo, consiguieron hacerse amigos españoles, como nosotras las profesoras conseguimos hacernos colegas de otro país. El reconocimiento que tuvieron en España es totalmente merecido al ver el trabajo efectuado por las dos profesoras. ¡Enhorabuena!

  • Mariceli Cámara (Profesora colaboradora)

Pude participar en este proyecto al diseñar la prueba de lengua. Esta actividad supuso una experiencia inolvidable para este alumnado. El intercambio de experiencias, de sentimientos, de emociones … le enriquece enormemente en todos los sentidos, no solo en aspectos curriculares. Nuestro alumnado ha crecido en valores como la amistad, el respeto a las diferencias, el cariño y la pérdida de miedo a lo desconocido. Ha acortado distancias, no solo geográficas, y ha conseguido un fuerte vínculo difícil de deshacer.

  • Antonio Rafael López (Director)

La ignorancia, el fundamentalismo y la intolerancia se eliminan viajando. Este proyecto ha sido para nuestros alumnos un viaje, aunque sea virtual. Con él han podido conocer otras personas, otra cultura, otras costumbres, otra lengua. El efecto que ha tenido en el alumnado del centro se va a reflejar no solo en su formación, sino como personas al compartir su entorno más cercano con jóvenes de su edad. Para nuestro centro este premio supone, sobre todo, un estímulo para hacer las cosas bien y un reconocimiento al trabajo de nuestros docentes y alumnos.

 

A título personal, el reconocimiento de este proyecto como Premio Nacional eTwinning 2018 ha sido la mejor culminación a todo un proceso. Nuestra relación ha sido intensa y pasó por distintas etapas desde que empezamos en septiembre: libro de lectura, compañero de tardes, tema de conversación y tertulia sobre su continuación, ejercicio de perfeccionamiento del idioma, prueba de resistencia y obstáculos, superación de retos. Es decir, una enorme satisfacción personal que se ve exponencialmente multiplicada al ver el nombre de mi centro. Esto supone, especialmente, un reconocimiento a una forma de trabajar en inclusión que eTwinning favorece no solo entre el alumnado del propio centro sino entre centros de toda Europa, ya que alumnado de entornos “poco favorecidos” puede trabajar en condiciones de igualdad. Ahora nos queda todo un año para disfrutarlo y un proyecto para siempre.

 

Rosario Rodríguez Utrilla

IES Vega de Atarfe

 

 

Fuente imágenes: elaboración propia.

 

Ideas Novedades Premios Nacionales Reconocimientos eTwinning Últimas noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *