Premio Nacional eTwinning 2017 “International Communicative Twins”

Premio Nacional eTwinning 2017 “International Communicative Twins”

El proyecto “International Communicative Twins” del docente Juan Alberto Galván del CC Colegio Montpellier de Madrid, ha sido ganador del Premio Nacional eTwinning 2017, en la categoría de edad 12-16 años.

Juan Alberto Galván Sombrero nos cuenta su experiencia en el proyecto International Communicative Twins.

Foto de grupoEl proyecto “International Communicative Twins” (en adelante, ICT) fue ideado a partir del MOOC INTEF “eTwinning en abierto” que realicé allá por el año 2015. Se trataba de mi primer proyecto eTwinning y se inició con la intención de aunar todas las sugerencias aportadas en el curso. Como consecuencia de ello surgió ICT. El nombre escogido mostraba claramente la intención del proyecto. ICT parte de un juego de palabras pues se corresponden con las siglas en inglés que hacen referencia a las TIC, adelantando el uso intenso que se iba a hacer de las mismas. Por otro lado, su nombre al completo hace referencia al hecho de que se iba a potenciar la comunicación entre alumnos. Con la idea de desarrollarlo, restaba una parte esencial para que llegara a buen término: encontrar un socio. La gran suerte que tuve fue que pude encontrar ese socio ideal en Róisín Ni Dhonncha, profesora de español en el colegio Le Chéile Secondary School, que impulsa una educación sin libros basada en los iPads que todos sus estudiantes disponen. Junto con ella y, por supuesto, con la inestimable ilusión y esfuerzo de los alumnos, fue posible llevar a cabo en su totalidad el proyecto tal y como fue diseñado en su origen.  Supuso un trabajo interdisciplinar intenso pues nos llevó todo un curso académico para sacarlo adelante pero, sin duda, mereció la pena.

Los objetivos principales del proyecto y el balance final de los mismos fueron los siguientes:

  • Practicar y mejorar el inglés a través de las cuatro destrezas (speaking, listening, writing, reading) a través de actividades divertidas y motivadoras.

Al estar el proyecto integrado dentro del currículo de nuestras respectivas asignaturas (Inglés y Español), quisimos dar importancia a las cuatro destrezas que vertebran el aprendizaje de un idioma. A través de las presentaciones y de las videoconferencias conseguimos que nuestros estudiantes mejoraran en la fluidez oral, perdiendo el miedo a hablar en una segunda lengua. El hecho de que fueran sus amigos twins, de su misma edad, los que les escucharan y valoraran sus presentaciones era un incentivo especial para hacer un esfuerzo en hacerse entender. También tuvieron oportunidad de expresarse oralmente en la grabación que realizaron en el Taller de Radio en la que tuvieron que responder a preguntas hechas por sus compañeros de 1º ESO. A ello hay que añadir la interacción tanto entre ellos como con el profesor durante la preparación del proyecto, que se realizó en la segunda lengua. La expresión oral fue muy bien valorada tanto por ellos como por sus familias en las encuestas finales del proyecto.

En cuanto a la comprensión oral (listening), tuvieron oportunidad de mejorarla gracias a las videoconferencias y a los videotutoriales que realizaron en su lengua materna. De igual modo que la expresión, fue necesario hacer una buena comprensión en la segunda lengua durante sus conversaciones con sus compañeros para llevar a buen término las tareas.

En lo que se refiere a su expresión escrita, el intercambio de mensajes con sus twins motivó que el entorno fuera motivador y divertido, casi sin darse cuenta estaban creando textos en la segunda lengua. Se les insistió mucho en que lo que escribieran en las presentaciones no fuera complejo, fácil de entender y con sus propias palabras.

Por último, la búsqueda de información para hacer sus presentaciones sobre la ciudad twin, recetas, festivales, etc. garantizó una buena dosis de comprensión lectora. Los documentos Issuu, que estaban escritos en ambos idiomas, les ayudó en esta destreza.

  • Crear una visión abierta, positiva y enriquecedora de las relaciones con estudiantes de otro país materializándose en actitudes de valoración y respeto hacia otra lengua y cultura y hacia otras personas cuyos usos, valores y creencias difieren de los propios. Conocer los lugares históricos o culturalmente más relevantes de las ciudades de ambos colegios (Dublín y Madrid) y sus alrededores. Adquirir una competencia intercultural integrada en el aprendizaje de la lengua extranjera.

Irish DancingEste aspecto fue el más enriquecedor del proyecto. Para muchos de mis alumnos Irlanda era un país del que sabían más bien poco. El comenzar el proyecto con la actividad “My Twin City” les ayudó a localizar y situar Dublín, lugar de origen de sus twins irlandeses. A partir de ahí todo fue un descubrimiento: lugares más característicos de Dublín, comidas y festividades tradicionales y, quizás la actividad más valorada por los alumnos (si nos atenemos a las encuestas), el fútbol gaélico y el baile celta. A ellos mismos les sorprendía el que desde la asignatura de inglés, a la que tradicionalmente asociaban con el ámbito meramente lingüístico, ahondaran en aspectos culturales de Irlanda. Esto les llevó a pisar por primera vez la cocina del colegio… ¡e incluso cocinar allí!, a tener numerosos ensayos con profesoras de baile (y finalmente bailar una danza irlandesa) y a pensar por un día que estaban en “la isla esmeralda” jugando en un campo de fútbol de hierba un partido de fútbol gaélico. Estoy convencido que cuando pasen unos años se les habrá olvidado de esta etapa escolar muchas cosas pero recordarán con intensidad tantos momentos asociados con la cultura irlandesa.

 Aprender y mejorar en el manejo de las TIC a través de diversas herramientas digitales.

Desde el principio fue nuestra intención basar en las TIC las actividades que realizaran nuestros alumnos. El hecho de que todos nuestros alumnos dispusieran de un ordenador personal (un iPad los irlandeses y un netbook los españoles) facilitó enormemente el proceso. El uso de tecnología ha sido continuo (acceso al Twinspace, grabación de vídeos, cuestionarios Kahoot, mensajes, encuestas…). Todas las tareas las pudieron hacer en su aula. Actividades como trabajar una búsqueda del tesoro de su ciudad twin (Dublín / Madrid) a través de Google Maps o el cuestionario Kahoot, en el que cada uno competía con su propio ordenador, han resultado altamente motivadoras para nuestros estudiantes.

Videoconferencia Kahoot 3

Para las presentaciones pedí a mis alumnos que se utilizaran diferentes herramientas digitales que antes desconocían y que van más allá de un mero Powerpoint. Algunas de estas herramientas, que ellos libremente fueron escogiendo, son: Prezi, Powtoon, Moovly, Genially. Dichas herramientas eran totalmente novedosas para ellos y les sirvió para poder realizar presentaciones más dinámicas.

 En cualquier caso, independientemente de los objetivos alcanzados, uno de los mayores logros del proyecto fue el que todos los que intervinieron lo hicieron plenamente disfrutándolo y con ganas de continuar a pesar de las dificultades que fueron surgiendo: cuadrar horarios para las videoconferencias con el colegio irlandés, sacar más horas para el mismo en otras materias que no eran la del Inglés como Música y Educación Física (incluso fuera del horario lectivo para cocinar en la cocina del centro), entrenar duramente para que los bailes o los deportes salieran bien, repetir una y otra vez los videotutoriales con el fin de que fueran más claros para la comprensión de sus twins… El esfuerzo y entusiasmo por parte de todos fue más que evidente. Esto quedó reflejado en los resultados tangibles (vídeos, mensajes, project journal, revistas, audios de radio…) así como en las encuestas finales que realizaron tanto los alumnos como sus familias. Siempre tendré presente mi agradecimiento a cada uno de estos chicos y chicas que se esforzaron para que ICT llegara a buen término, independientemente de los premios que haya conseguido. Su alta motivación, aprendizaje y esfuerzo supusieron el verdadero premio para todos los que lo preparamos. Pero nada hubiera sido posible sin mi socia Róisín Ni Dhonncha. Todo un orgullo y privilegio el poder compartir ICT con esta trabajadora incansable e impresionante docente. Las horas que empleamos planificando mensajeándonos o hablando por Skype durante el curso fueron innumerables. ICT nos llevó un esfuerzo enorme pero todo tuvo su recompensa con los resultados que fuimos obteniendo Mil gracias, Róisín.  Quiero ampliar mi agradecimiento a los docentes o personas que de alguna forma están relacionadas con nuestro colegio y que participaron directamente en el proyecto y que dieron tanto cariño a los alumnos: Ana, Miguel, Mamen y Víctor. Otros muchos compañeros cedieron sus horas lectivas y las familias participaron activamente con sus encuestas. No puedo olvidar el impulso y apoyo que dio el Equipo Directivo a nuestro primer proyecto eTwinning en el Montpellier. Este es parte del gran logro de ICT, el proyecto fue compartido y apoyado por muchas personas de nuestra gran comunidad educativa. ICT ha abierto camino en el Montpellier y a partir del mismo se han abierto otros proyectos eTwinning en nuestro centro.

Termino dando la palabra a aquellos que directamente participaron en ICT y que han querido aportar sus impresiones sobre el mismo:

 Róisín Ni Dhonncha (socia del proyecto, profesora de español de Le Chéile Secondary School)

 “Beatha teanga í a labhairt” – La vida de un idioma es hablarlo…

Para mí, no se puede subestimar la gran verdad que encierra este viejo dicho irlandés y, teniendo en cuenta esto, fue un placer el aceptar la propuesta de Juan Alberto Galván Sombrero allá por junio del 2015 para unir fuerzas e iniciar un proyecto eTwinning. El proyecto se llevaría a cabo entre su colegio en Madrid, Colegio Montpellier, y mi colegio en Dublín, Le Chéile secondary school.

Inicialmente me uní a la comunidad eTwinning para encontrar un colegio socio en España con el que mis alumnos pudieran comunicarse a través de Skype o por correo electrónico. Fui muy afortunada de encontrar a Juan, que estaba lleno de ideas interesantes y tenía la energía para sacarlas adelante.

ICT encajaba perfectamente con la programación curricular que tenía prevista realizar con mis alumnos: el pueblo, los pasatiempos y la comida.

Mis alumnos sin duda practicaron las cuatro destrezas de forma habitual, principalmente cuando hicieron las presentaciones en español sobre cada tema. Me encantó cómo Juan y yo conseguimos que nuestros estudiantes se comunicaran con sus twins y presentaran todos los temas en el idioma que están aprendiendo, esto es, en el Colegio Montpellier en inglés y en el Le Chéile en español.

No obstante, fuimos lo suficientemente flexibles para reconocer que puntualmente es más efectivo enseñar en la lengua materna y este fue el caso cuando los alumnos tuvieron que hacer videotutoriales sobre el deporte y el baile para sus twins. Sin embargo, practicaron la escritura en la segunda lengua cuando crearon los subtítulos para acompañar al vídeo. Un logro en especial fue el que los alumnos trataran de escuchar las instrucciones en español de sus twins sobre cómo llevar a cabo el flamenco y el juego del pañuelo, sin fijarse en los subtítulos.

Antes de iniciar el proyecto, muchos de los alumnos tenían un conocimiento teórico de España. A ellos les gustaba oír cosas de España y Latinoamérica pero los países estaban asociados a una tierra mágica y muy lejana. Para otros, España era un lugar donde ellos iban de vacaciones con sus familias. Pero era la España para los turistas, el enclave turístico donde el inglés es el idioma hablado y donde se sirven comidas típicamente irlandesas o inglesas. Este proyecto abrió los ojos de muchos de mis alumnos. Disfrutaron muchísimo la experiencia de aprendizaje de información sobre Madrid o España. Les encantó cocinar comida española y algo que disfrutaron especialmente fue descubrir festividades españolas, en concreto las Fallas.

Ellos sabían detalles de Semana Santa y San Fermín pero buscar información sobre los mismos con el fin de “enseñar” a los españoles les dio conciencia que no tenían antes. Comenzaron a preguntar